Acabo de llegar de Donostia (San Sebastián), un exquisito fin de semana junto a mi chica en esta impresionante ciudad, que ya la siento un poco mía.

El día 19 se celebra la festividad de San Sebastián. Las diferentes sociedades gastronómicas, se enfundan sus trajes de cocineros y generales, para inundar las calles de Donostia durante 24 horas, de tamborradas itinerantes, de mayores y de niños. Las calles se impregnan de alegría, ruido e himnos. Los zuritos, los chiquitos y culines de sidra invaden la ciudad, miles de personas habitan las calles y los bares -en resumen- ¡es fiesta! JAIA!

tamborreros

Al igual que el año pasado estuve en la plaza de la consitución para disfrutar de la izada de la bandera de la ciudad, que sirve de pistoletazo de salida para la fiesta. Momento muy emotivo para todos los donostiarras, parte de esa emoción también la absorvemos los que no lo somos y disfrutamos de ella cada año un poco más. El ambiente es muy bueno, y “acogerdor”… todos permanecemos apretadísimos unos a otros durante 40 minutos :D… al fin empiezan a sonar los tambores, la bandera sube y baja a ritmo de la canción entonada por toda la plaza, la emoción sube, la gente bota con los tambores y ya nada parará hasta un día mas tarde.

Bagera!
Gu (e)re bai
Gu beti pozez, beti alai!

Sebastian bat bada zeruan
Donosti bat bakarra munduan
Hura da santua ta hau da herria
Horra zer dan gure donostia!

Irutxuloko gaztelupeko
Joxemaritar zahar eta gazte
Joxemaritar zahar eta gazte
Kalerik kale danborra joaz
Umore ona zabaltzen hor dijoaz
Joxemari!

Gaurtandik gerora penak zokora
Festara! Dantzara!
Donostiarrai oihu egitera gatoz
Pozaldik!
Inauteriak datoz!

Bagera!
Gu (e)re bai
Gu beti pozez, beti alai!

TRADUCCIÓN

 

No hablaré ni daré opiniones personales sobre temas que no incumben a este foro. Pero creo que hay una reflexión necesaria. Tanto estemos o no de acuerdo con ciertos conflictos políticos y sociales. No se puede politizar todo, teñir con un tono una fiesta que no lo tiene, pero no hablo solo de Euzkadi, si no en cualquier fiesta en cualquier otro sitio.

La hora de la fiesta es fiesta, hora de sacarse unos txikitos, kalimotxos o katxis y brindar por la ciudad! ¡Me da igual quien seas o como pienses copón! Hoy la misión es pasarlo bien, sonreir y relajarse. En esta vida hay que saber diferenciar las cosas, por ejemplo si por educación y/o sentido común tenemos el control y sabemos cuando podemos o no tirarnos un pedo, creo que también sabemos diferenciar cuando y donde es momento de dejar la política de lado. Una fiesta popular no debería convertirse en medio de comunicación.

No obstante es mejor obviar algunas cosas y dedicarse a la fiesta y a encontrar el bar más barato, que es lo que requiere la máxima atención en esos momentos.

Hasta el año que viene, espero estar allí otra vez para ver subir la bandera. Y prometo ir con la letra aprendida🙂